Comiendo libros por los ojos: una mirada a las portadas

A la hora de realizar portadas de libros nos hallamos ante una gran responsabilidad. El objetivo es sencillo: vender ese libro. Pero no simplemente venderlo, sino que sea comprado por un público que incluso sin leer la sinopsis sepa que el libro trata de una temática de su interés.

Lo primero es captar la atención del público objetivo. Para ello hay que conocer las tendencias del momento en el género sobre el que estemos trabajando. Es tan fácil como ir a la librería y observar lo que destaca en las estanterías. Por poner varios ejemplos, actualmente las diferentes temáticas han adquirido una estética propia fácilmente reconocible.

Las sagas vampíricas, resurgidas de la mano de la saga Crepúsculo, se visten en escala de grises y toque rojo sangre. Suelen mostrar además planos detalle de objetos metafóricos de la propia novela.

Portadas de libros sobre vampiros

Portadas de libros sobre vampiros

 

Las novelas históricas nos presentan fotomontajes desaturados y con elementos mezclados entre sí del periodo histórico que narran.

Novelas históricas

Novelas históricas

 

Los libros destinados al público femenino adulto se centran también en plano detalle, colores desaturados y objetos concretos. Estos libros buscan una diferenciación de la novela romántica de hace diez años.

Literatura erótica

Literatura erótica

 

Para obras juveniles o de un tono más distendido se llevan los juegos tipográficos con colores muy saturados y elementos más cercanos al dibujo que a la fotografía.

Novela juvenil

Novela juvenil o de tono distendido

 

Cuando el autor tiene fama, su nombre ocupa todo el espacio posible de la portada.

Nombre de autor predominante

Nombre de autor predominante

 

Se podría seguir identificando tendencias ilimitadamente, los códigos son claros y las modas cíclicas, pero además de este tipo de portadas existen las portadas a contracorriente.

Salirte de la norma es tan bueno como malo. Lo que ganas en originalidad y atención lo puedes perder de público que recela al ver algo fuera de lo común en una estantería más o menos uniforme. Este es el momento de dar un paso adelante y ver si creas una tendencia nueva en el género.

¿Y lo que nos depara el futuro? El libro digital ya está aquí y ha venido para quedarse. Frente a su competidor de papel nos ofrece precios más baratos y mayor comodidad. ¿Cómo van a evolucionar las portadas para estos soportes? En España pronto empezaremos a ver portadas animadas e interactivas para que el usuario tenga una experiencia más rica a la hora de decidir qué leer, tal y como ocurre en países como Estados Unidos y Reino Unido.

El libro ha trascendido como objeto estático y nos ofrecerá animaciones, enlaces, contenido audiovisual relacionado e incluso interacción al nivel “Descubre tu propia aventura” pero sin limitaciones.

* Los derechos de las imágenes publicadas en este post pertenecen a sus respectivos dueños.

Contacto

Ponte en contacto con nosotros!