La agencia de cabecera: el comienzo de una bonita historia

Multitud de anuncios en una ciudad

Las relaciones efímeras agencia-anunciante no suelen dar excelentes resultados a largo plazo. Puede resultar útil para una campaña concreta, en una acción puntual, pero al final, la comunicación publicitaria es una carrera de fondo que requiere coherencia y continuidad en el tiempo.

Es ahí donde el papel de la agencia de cabecera es fundamental.

Al establecer una relación agencia – anunciante, se realiza un primer diagnóstico concebido para dar resultados satisfactorios a corto plazo e indudablemente a largo.

Estos resultados se logran, no únicamente realizando un preciso diagnóstico y tratamiento que puede ofrecer cualquier consultora, sino que se consiguen con el control, revisión diaria e involucración en cada proyecto. Dejando a un lado los términos galenos, lo que funciona es el trabajo diario, teniendo claros los objetivos de la marca con su estrategia de posicionamiento y alentando al cliente a tomar decisiones que en algunos casos puedan ser comprometidas incluso para la agencia. Una consultora termina su trabajo con el asesoramiento, pero si existe una prolongación del trabajo en el día a día y deriva ciertas necesidades de comunicación a especialistas, se transforma en una agencia de cabecera a la que llamas y te ofrecen soluciones operativas.

Ser la agencia de cabecera aporta un conocimiento profundo del anunciante. La agencia se convierte en un departamento más de la empresa, asegurando una coherencia en la comunicación publicitaria. Se crea además una relación de confianza que permite el asesoramiento en la toma de decisiones y la gestión de otros servicios con proveedores externos. A estas ventajas se añade la fluidez que da que la agencia tenga todo el material y familiaridad con la empresa y sus canales de comunicación. Los trabajos salen más rápido.

Normalmente se trabaja con un fee fijo mensual que se acuerda haciendo una estimación aproximada de trabajos que se suelen realizar, obteniendo así un mejor precio y asegurando transparencia.

Algunos datos: Según un estudio realizado en 2007 por el Grupo Consultores, la duración media de la relación agencia-anunciante es de 5 años. El 78,2% de los anunciantes seleccionan a su agencia mediante un concurso. El 73,4% de los anunciantes declaran que no tienen intención de cambiar de agencia. La creatividad es el criterio principal para la selección de agencia, situándose la remuneración transparente en segundo lugar, seguida por los profesionales.

Publicidad accesible

Publicidad accesible

Prácticamente, todo lo que hacemos, oímos, vemos, sentimos… tiene la capacidad de ser un catalizador de cambios en nuestra forma de entender las cosas. Nuestra percepción se ve influida tanto por nuestra capacidad de romper esquemas mentales y arquetipos y de manera más racional de nuestros sentidos.

Desde la publicidad estamos acostumbrados a romper moldes para obtener notoriedad e intentar llegar al público pretendido de la manera más efectiva, pero a lo que no estamos acostumbrados es a eliminar interferencias cognitivas que hace que a un determinado público les llegue un mensaje incompleto.

Las discapacidades visual, auditiva o intelectual son las más afectadas en términos de publicidad pues la sutileza de una imagen o de un sonido hacen que se entienda en cierta medida lo que queremos comunicar. Hoy en día a nadie se nos ocurriría hacer una pieza que se publique en Barcelona sólo con texto en castellano, ¿verdad?. Empatizar con el público al que nos dirigimos no significa cambiar nuestro pensamiento creativo, por el contrario significa hacer pequeños cambios para que llegue el mensaje completo.

Cuando se realiza un concepto creativo o un diseño accesible es necesario hacer pequeñas cosas que dan grandes resultados, no solamente para las personas con alguna discapacidad, sino para cualquier persona. Por ejemplo, pensemos en un audiovisual, si queremos que nos oigan tendremos que subtitularlo, con ello además conseguimos llegar a los ordenadores sin sonido en las oficinas o se intensifica los comerciales TV al utilizar varias vías sensoriales.

En publicidad sabemos que tenemos muy poco tiempo para seducir a nuestro interlocutor, de manera que por ejemplo un cartel debe ser como una señal de tráfico, la tienes que ver desde muy lejos. Es el mismo concepto, hacer que los titulares contrasten que los cuerpos de texto sean de un tamaño razonable, muy legibles y sin paja…

Hacer publicidad accesible mejora la comunicación con todos nuestros interlocutores y mejora profesionalmente a los diseñadores.

Algunos recursos:

Validador web HTML5 CSS
Acrobat pdf accesible
Uso de los alts
Analizador de contrastes

Contacto

Ponte en contacto con nosotros!