Comiendo libros por los ojos: una mirada a las portadas

A la hora de realizar portadas de libros nos hallamos ante una gran responsabilidad. El objetivo es sencillo: vender ese libro. Pero no simplemente venderlo, sino que sea comprado por un público que incluso sin leer la sinopsis sepa que el libro trata de una temática de su interés.

Lo primero es captar la atención del público objetivo. Para ello hay que conocer las tendencias del momento en el género sobre el que estemos trabajando. Es tan fácil como ir a la librería y observar lo que destaca en las estanterías. Por poner varios ejemplos, actualmente las diferentes temáticas han adquirido una estética propia fácilmente reconocible.

Las sagas vampíricas, resurgidas de la mano de la saga Crepúsculo, se visten en escala de grises y toque rojo sangre. Suelen mostrar además planos detalle de objetos metafóricos de la propia novela.

Portadas de libros sobre vampiros

Portadas de libros sobre vampiros

 

Las novelas históricas nos presentan fotomontajes desaturados y con elementos mezclados entre sí del periodo histórico que narran.

Novelas históricas

Novelas históricas

 

Los libros destinados al público femenino adulto se centran también en plano detalle, colores desaturados y objetos concretos. Estos libros buscan una diferenciación de la novela romántica de hace diez años.

Literatura erótica

Literatura erótica

 

Para obras juveniles o de un tono más distendido se llevan los juegos tipográficos con colores muy saturados y elementos más cercanos al dibujo que a la fotografía.

Novela juvenil

Novela juvenil o de tono distendido

 

Cuando el autor tiene fama, su nombre ocupa todo el espacio posible de la portada.

Nombre de autor predominante

Nombre de autor predominante

 

Se podría seguir identificando tendencias ilimitadamente, los códigos son claros y las modas cíclicas, pero además de este tipo de portadas existen las portadas a contracorriente.

Salirte de la norma es tan bueno como malo. Lo que ganas en originalidad y atención lo puedes perder de público que recela al ver algo fuera de lo común en una estantería más o menos uniforme. Este es el momento de dar un paso adelante y ver si creas una tendencia nueva en el género.

¿Y lo que nos depara el futuro? El libro digital ya está aquí y ha venido para quedarse. Frente a su competidor de papel nos ofrece precios más baratos y mayor comodidad. ¿Cómo van a evolucionar las portadas para estos soportes? En España pronto empezaremos a ver portadas animadas e interactivas para que el usuario tenga una experiencia más rica a la hora de decidir qué leer, tal y como ocurre en países como Estados Unidos y Reino Unido.

El libro ha trascendido como objeto estático y nos ofrecerá animaciones, enlaces, contenido audiovisual relacionado e incluso interacción al nivel “Descubre tu propia aventura” pero sin limitaciones.

* Los derechos de las imágenes publicadas en este post pertenecen a sus respectivos dueños.

En el lugar y momento adecuado, el valor de la papelería de un hotel

En un establecimiento hotelero, cada vez más lo digital y audiovisual va cobrando protagonismo. De esta manera, muchas veces, los tradicionales folletos y flyers han sido sustituidos por e-mailings, banners o vídeos.

No obstante, en el campo de la hostelería hay aplicaciones recurrentes. Aparte de los imprescindibles básicos, un hotel da la bienvenida a sus clientes con multitud de detalles impresos en habitaciones y lugares comunes, para contar mucha información acerca de los servicios que ofrece el hotel.

Es responsabilidad del diseño de estas piezas comunicar de forma efectiva su contenido y tener un look & feel afín a los valores de la marca tanto en su arte como en su redacción. A la hora de planificar una papelería de hotel hay que hacer un índice de las múltiples piezas que la van a conformar, partiendo de las comunes y terminando por las específicas que cada hotel puede aportar. Aquí se puede descargar una pequeña guía con las aplicaciones más habituales en forma de índice para poder consultar.

Cuando un cliente elige un hotel se enfrenta a una saturación de información digital inconmensurable: adwords, portales de reserva, comunidades de viajes, opiniones, fotos del hotel, fotos de sus huéspedes, páginas espejo… A la llegada al hotel vuelve a tener más información para promover los servicios internos disponibles. Ciertos hoteles “tradicionales” vuelven a la carga con multitud de folletos, ofertas y mensajes más o menos amables o incluso estresantes.  Cuando el cliente llega, no se trata de contar nada y sí de contárselo en el momento oportuno y con el tono de sutileza apropiado para levantar su interés. Es misión entonces de la papelería, tanto digital en la televisión de las habitaciones y ascensor, como tradicional en forma de folletos o carteles. El reto es aparecer en el sitio y momento adecuado como si de un camarero sigiloso y atento se tratase.

De esta manera nos podemos encontrar piezas dedicadas a servicios como restaurantes, spa, actividades deportivas, infantiles, de entretenimiento, etc. Gracias a la papelería tradicional, además, podemos aportar un valor sensorial a la pieza realizada, apelando a sentidos como el olfato o el tacto para reforzar lo que estamos anunciando.

En este ejemplo se ha buscado una interacción divertida con el cliente en la línea del estilo del hotel, que nos ofrece experiencias urbanas y distendidas. La carta del minibar, con un contenido extravagante, se creó en forma de juego de niños para que los clientes de la habitación dejaran al azar la elección de sus consumiciones. Es una forma diferente de dar información y promover el consumo.

Carta de Minibar Only You

Carta de Minibar Only You

Imaginad un restaurante con los platos principales de pescado anunciados dentro de la piscina del hotel y una pequeña mesa con unas gafas de buceo invitándoos a ver el menú.

Menú de hotel acuático

Menú de hotel acuático

Otro ejemplo de acción publicitaria diferente en el ámbito de los hoteles es este. Con motivo de la renovación de los salones del hotel, se ideó una campaña con el claim “Te hemos reservado el mejor sitio”. Se diseñó una silla que se montaba siguiendo unas simples indicaciones. La iniciativa tuvo mucho éxito por su originalidad.

Invitación para la presentación de las nuevas salas de reuniones

Invitación para la presentación de las nuevas salas de reuniones

La agencia de cabecera: el comienzo de una bonita historia

Multitud de anuncios en una ciudad

Las relaciones efímeras agencia-anunciante no suelen dar excelentes resultados a largo plazo. Puede resultar útil para una campaña concreta, en una acción puntual, pero al final, la comunicación publicitaria es una carrera de fondo que requiere coherencia y continuidad en el tiempo.

Es ahí donde el papel de la agencia de cabecera es fundamental.

Al establecer una relación agencia – anunciante, se realiza un primer diagnóstico concebido para dar resultados satisfactorios a corto plazo e indudablemente a largo.

Estos resultados se logran, no únicamente realizando un preciso diagnóstico y tratamiento que puede ofrecer cualquier consultora, sino que se consiguen con el control, revisión diaria e involucración en cada proyecto. Dejando a un lado los términos galenos, lo que funciona es el trabajo diario, teniendo claros los objetivos de la marca con su estrategia de posicionamiento y alentando al cliente a tomar decisiones que en algunos casos puedan ser comprometidas incluso para la agencia. Una consultora termina su trabajo con el asesoramiento, pero si existe una prolongación del trabajo en el día a día y deriva ciertas necesidades de comunicación a especialistas, se transforma en una agencia de cabecera a la que llamas y te ofrecen soluciones operativas.

Ser la agencia de cabecera aporta un conocimiento profundo del anunciante. La agencia se convierte en un departamento más de la empresa, asegurando una coherencia en la comunicación publicitaria. Se crea además una relación de confianza que permite el asesoramiento en la toma de decisiones y la gestión de otros servicios con proveedores externos. A estas ventajas se añade la fluidez que da que la agencia tenga todo el material y familiaridad con la empresa y sus canales de comunicación. Los trabajos salen más rápido.

Normalmente se trabaja con un fee fijo mensual que se acuerda haciendo una estimación aproximada de trabajos que se suelen realizar, obteniendo así un mejor precio y asegurando transparencia.

Algunos datos: Según un estudio realizado en 2007 por el Grupo Consultores, la duración media de la relación agencia-anunciante es de 5 años. El 78,2% de los anunciantes seleccionan a su agencia mediante un concurso. El 73,4% de los anunciantes declaran que no tienen intención de cambiar de agencia. La creatividad es el criterio principal para la selección de agencia, situándose la remuneración transparente en segundo lugar, seguida por los profesionales.

Contacto

Ponte en contacto con nosotros!